Escudo de la localidad de Albentosa

La quinta prueba del calendario de la Liga CxM La Serranía 2018 nos lleva hasta la localidad turolense de Albentosa. Situada en la comarca de Gúdar-Javalambre y conocida como la capital del jamón de Teruel, Albentosa es una localidad con una población de 270 habitantes (según el censo de 2015).

Albentosa es una localidad de la provincia de Teruel, en la Comunidad Autónoma de Aragón. En la localidad destacan la iglesia de estilo gótico tardío y renacentista de Nuestra Señora de los Angeles, del siglo XVI, restos del castillo (actual cementerio), el ayuntamiento y el puente medieval de los siglos XV y XVI. Sus fiestas son para San Roque, en el mes de agosto.

Cuenta con una distribución demográfica curiosa ya que al casco urbano de la localidad se le unen diferentes barrios dispersos por el término municipal; barrios dependientes administrativamente del Ayuntamiento de la localidad pero a los que su ubicación geográfica relativamente alejada de la localidad le confiere cierta independencia respecto de Albentosa. Estos barrios son los de Estación de Mora, Fuen del Cepo, Los Mases y la Venta del Aire.

En la actualidad Albentosa es centro de atracción turística por la existencia de trincheras de la Guerra Civil, recientemente restauradas, pero sobre todo por su vinculación con la Vía Verde de Ojos Negros que atraviesa el término municipal y es utilizada a diario por un buen número de deportistas. Es en nuestro término municipal donde se encuentra el Viaducto más largo de cuantos se pueden encontrar en toda la Vía Verde así como el túnel que también es el que cuenta con mayor longitud de toda la Vía Verde con sus prácticamente cuatrocientos metros.

Historia

Para los más curiosos resulta de interés aproximarse al origen del topónimo Albentosa, el cual tiene reminiscencias árabes. Su nombre figura por escrito por primera vez en los Anales de Zunta, cuando en ellos se hace referencia a los límites de los estados de Aragón durante el reinado de Jaime I. El vestigio más antiguo sobre doblamiento en el término municipal de Albentosa se localiza en un asentamiento del calcolítico. Se trata de los yacimientos del Cerro del Molino y el del Morón Royo. Más tarde, y de época ibérica se han descubierto yacimientos arqueológicos en la zona de Ituelo y en la del Cerrito de Más Blanco. De época romana, parece ser que en la zona de la Piedra del Águila se han hallado restos de una calzada romana. Durante la ocupación y asentamiento musulmán, Albentosa fue punto intermedio entre el Reino Taifa de Albarracín y la colonia morisca del castillo de Bejís y Montán, aunque los bereberes ya estaban establecidos con anterioridad en la zona con las familias Banu Razin y Banu Hu, ambas de origen y procedencia cordobesa. En aquel momento Albentosa contaba con 70 personas que ocupaban un total de 15 casas, pertenecientes todas ellas en su conjunto al Reino de Albarracín, allá por el año 1106. En el año de 1145, Albentosa pasó a pertenecer al Rey moro de Valencia, Abu Said. Más adelante, su posición en el extremo del Reino, hizo que Albentosa representara un papel relevante en la Edad Media. En 1196 pasó a manos de los Templarios mediante la Orden del Temple a raíz de una cesión del rey Alfonso II. En 1233 fue perdida en beneficio del rey moro de Segorbe. Finalmente, y ya en 1242, pasó a integrarse en la Corona de Aragón bajo el mandato de Jaime I. Resulta destacable el hecho de que durante los siglos XII y XIII, existió en Albentosa la Real Cofradía de Nuestra Señora de los Ángeles, una de las más antiguas de la actual provincia de Teruel. De ella podían formar parte tanto hombres como mujeres, siendo su finalidad ejercer la caridad entre sus asociados, asistiendo a enfermos, socorriéndoles pecuniariamente y solemnizando sus entierros y funerales. El propio rey Jaime I, se hizo cofrade para poder asistir a las omnímodas cenas que se celebraban. En uno de sus pasos por el municipio, cedió a cambio a Albentosa, entre otros presentes, el Molino de Arriba, de propiedad real hasta ese momento.

Posteriormente, durante la época feudal, Albentosa pasó por las manos de varios gobernadores como la Familia Carrascosa hasta que en 1509 fue cedida al Conde de Aranda.

Cabe remarcar la notable importancia de Albentosa durante la guerra de la Independencia por su situación estratégica a caballo entre el litoral valenciano y tierras aragonesas.

Durante las guerras carlistas Albentosa y sus alrededores sufrieron cruentas batallas protagonizadas por el general Cabrera y el general Pavía. Una de las consecuencias más desastrosas fue la completa destrucción del barrio de Fuen del Cepo.

En este entorno se disputará la séptima edición de la CxM Albentosa; una prueba que ofrece dos modalidades a los corredores, la modalidad reina y la de promoción, ambas puntuables para la Liga CxM Serranía 2018 en sus respectivas modalidades. Una prueba que año tras año se ha ido consolidando en el calendario aragonés de carreras por montaña y que cuenta con una buena aceptación entre los asíduos de la Liga.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: